Ca(s)os y cosas del transporte

casos y cosas del transporte

Viajar es viajar y nunca fué otra cosa.
Pero subirse a un colectivo hoy en día es un autentico viaje. Y cómo que no: un mal viaje la mayoría de las veces.
Pero no quiero hoy hablar aquí de las desaveniencias de viajar como sardina enlatada sino de las señales subliminales, confusas, surrealistas, hilarantes que nos proporciona nuestro diario medio de transporte urbano.
Aquél cartelito que nos advierte “mire atrás al bajar” a mi no me deja tranquilo.
Por empezar si miro hacia atrás como ahí me indica sólo voy a ver la cara de la persona que se encuentra detrás mío esperando para descender con cara de: “que me miras flaco, haceme un favor y bajá”. Y tendría razón, yo no podría de ningún modo argüirle “es que ahí dice que mire hacia atrás al bajar”, etc.
Por otro lado sería más feliz una leyenda del tipo “Mire hacia adelante al subir”. O “Mire adelante”.
O, que sé yo, “Tenga fe”.

El que me dejaba estupefacto era aquel que hace tiempo ya no veo que decía “Prohibido salivar y escupir en el suelo”. “Salivar y escupir”. Que detalle de la lingüística atreverse a discernirlos en la pared de un bondi.
Y hay otras cosas prohibidas: subir y bajar del coche en movimiento, descender por la puerta delantera, abrir las ventanas en epoca invernal, conversar con el conductor. Todo un catálogo de castraciones al impulso humano de hacer lo que se nos viene en gana.

Un cartel de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte nos da valor al proponernos “Haga valer sus derechos”. Una auténtica declaración de rectitud en esta Reputapública Sargentina.

En fín. Extraño el boleto de papel con frases de Voltaire en su reverso. Solía sacar capicúas con asiduidad. Pero no me traían suerte.
“Indique su destino al chofer”, reza la máquina expendedora de boletos.
“Indique su destino”.

Si acaso yo lo supiera…


3 pensamientos en “Ca(s)os y cosas del transporte

  1. el chofer tendría que mirarte a la cara y decir lo que te va a deparar el destino,si quisiera ofrecer un buen servicio.

  2. conciente de imposibilidad de destino alguno me hago a los subterráneos. y si yo le quiero hablar al chofer para discutir heidegger?
    y si lo quiero salivar? (un amigo nuestro lo hizo porque no lo dejaban subir con pantalones cortos…)
    vi un chiste en página 12 donde un “degenerado” apoyaba a la maquina sacaboleto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s